Los que me conocéis, sabéis que tengo a gala haberme formado en derecho a la vez que lo hacía en administración de fincas y haber ampliado mis conocimientos relativos a esta disciplina con jornadas, seminarios y cursos de posgrado, siempre que lo he visto necesario y ante cualquier cambio legislativo importante que afecte a nuestra profesión. Una pregunta que he escuchado mil veces en otros tantos ambientes diferentes, es ¿qué formación hace falta para ser Administrador de Fincas?, la verdad es que no hay una respuesta única y estoy segura de que todas son correctas y tienen su parte de verdad. Voy a intentar daros la mía, esperando que os sirva, al menos en un 80%.

Un Administrador de Fincas es un profesional liberal que ejerce las funciones necesarias para el buen gobierno y conservación de los bienes inmuebles encomendados por un propietario o por un conjunto de estos. Obviamente esta es uan definición muy amplia, si concretamos más, podemos decir que se encarga de asesorar correctamente a sus clientes y realiza aquellas gestiones necesarias para que el día a día de sus administrados sea lo más tranquilo posible (hemos hablado en varias ocasiones de cómo unos vecinos molestos pueden hacernos la vida difícil y qué podemos hacer ante ello). Además de los estudios requeridos, el Administrador deberá de ser una persona centrada, cabal, ecúanime y recta (a veces esto es más difícil que obtener un título…). Respecto a la formación, la Ley reconoce dos vías de acceso, estar en posesión de un título universitario (diplomatura, licenciatura, grado, ingeniería o título de arquitecto), o cursar y aprobar el plan de estudios de la Escuela Oficial de Administradores de Fincas que, autorizado por el Ministerio de Fomento, imparten, actualmente, once universidades, en ciudades como Valencia, Madrid, Barcelona, Mallorca o A Coruña.

Entre los títulos universitarios podemos citar los licenciados en Derecho, Ciencias Políticas, Económicas y/o Empresariales, Marketing, ADE, Arquitectura y Arquitectura Técnica, Ciencias  Biológicas, Físicas, Químicas, Matemáticas o cualquier ingeniería, si queréis conocerlos todos podéis echar un vistazo aquí.

¿Y ya está?, pues si y no. ¿Puede un licenciado en físicas (por ejemplo) ejercer como Administrador de Fincas sin ningún estudio específico?, pues sí, y además no tiene la obligación de colegiarse, con lo que podemos encontrarnos en el mercado con un “profesional” que no tenga ni idea de la materia sobre la que, teóricamente, asesora…De ahí que insista con la importancia de la colegiación, ya que si bien esta no garantiza una buena praxis, si que es garantía de calidad para el administrado ya que el Administrador de Fincas tiene obligatoriamente concertados a través del Colegio dos seguros obligatorios,  uno de 300.506 euros, por la responsabilidad civil en que pudiera haber incurrido por omisión o negligencia en su actuación profesional; y otro de caución de 30.000 euros para responder de su gestión económica. Al margen de estas garantías, el Colegio ejerce su actividad disciplinaria cuando la actuación de sus profesionales se aparta de las normas profesionales o deontológicas.

Por tanto, y volviendo al tema que nos ocupa, respecto a los estudios necesarios para ser Administrador de Fincas, hemos visto que existe una vía formativa específica (título universitario de especialista inmobiliario) y otra genérica, que nos habilita al ejercicio, sin exigirnos una formación. Obviamente, mi recomendación es realizar los estudios específicos, ya que así conoceremos los temas que trataremos con posterioridad, cuando ejerzamos y sobre todo, que nos colegiemos, estaremos ofreciendo así una garantía de calidad a nuestros administrados y exigíendonosla a nosotros mismos, aunque sea por ser plenamente conscientes de que el Colegio puede ejercer sobre nosotros una acción disciplinaria.

Como siempre, daros las gracias por leerme y ya sabéis que estaré encantada de que contactéis conmigo por el método que prefiráis.

Alicia.