El título de la entrada de hoy es claro, conciso y directo, la colegiación es garantía de calidad y lo es, tanto para el cliente, como para el profesional.

Un administrador colegiado va a responder personal y corporativamente en caso de que cometa un error (seamos sinceros, todos cometemos errores, el profesional infalible no existe) y perteneciendo  un colegio que esté mínimamente organizado, va a estar en continuo reciclaje, adquiriendo constantemente nuevos conocimientos, que le permitan estar actualizado en todas las novedades legislativas que se van produciendo.

Un administrador colegiado va a ser garantía de calidad en su trabajo diario, ya que no sólo se juega su prestigio en el día a día, también el de sus compañeros.

Otros colegios profesionales de larga tradición en nuestra sociedad, como el de médicos o el de abogados, cuentan con un gran prestigio y luchan contra praxis poco ortodoxas o claramente fraudulentas. Una profesión liberal y muchas veces, individualista, como la nuestra, se ve invadida por “profesionales” que amparados en la libertad de honorarios, realizan prácticas de “dumping” que en otros ambientes serían claramente sancionadas, dejando un profundo malestar ante los ciudadanos que se dan cuenta que, en nuestra profesión, barato suele ser sinónimo de poca calidad y es que no es lo mismo ejercer una profesión, que ser un profesional.

Alicia.

Y si quieres saber más, puedes visitar mi web Alicia Castillo Administración de Fincas.